ago
31
Compártelo en Facebook
Tweet esto!
votar
”Menéame”


Congestión en las redes: la gran amenaza de los nuevos dispositivos móviles

En este nuevo artículo de opinión vamos a hablar sobre un tema que se está volviendo muy preocupante, la congestión en las redes de telecomunicaciones debido al impacto del tráfico provocado por los nuevos dispositivos móviles.

Hace no más de una década si planteáramos este tema nos dirían que si estamos locos, qué cómo diseñamos un producto que es capaz de provocar la congestión de una red de datos, qué por qué no se ha dimensionado de forma correcta la infraestructura que tiene que soportar este gran flujo de datos, y un largo etc de cuestiones de fácil respuesta, o no.

Pues hoy en día, en pleno apogeo de las nuevas tecnologías y sobretodo de los dispositivos móviles inteligentes con acceso de datos a Internet, todas estas preguntas no tienen fácil explicación. El primer síntoma se dio en EE.UU, como no, cuando la empresa de telecomunicaciones AT&T detectó un colapso momentáneo de la red de datos debido principalmente a la descarga de datos por parte de un conjunto pequeño de usuarios con móviles inteligentes, principalmente iPhones. ¿Pero como puede suceder esto en EE.UU? Debemos tener en cuenta que existen muchas empresas de telecomunicaciones que lanzan campañas de tarifas planas con acceso ilimitado de datos para móviles inteligentes, estos usuarios pueden descargarse continuamente videos, y debemos también entender que bajarse un video de Youtube es como enviar simultáneamente medio millón de SMS. ¿Es esto una excusa? No.

En Europa ha sucedido exactamente lo mismo que en EE.UU, la filial británica O2 de la empresa española de telecomunicaciones Telefónica, detectó el mismo efecto puntual en sus redes de datos, y parece ser que el tema no fue casual sino que sucedió bastantes veces. La filial de Telefónica en el Reino Unido ha decidido tomar cartas en el asunto, y a reestructurado todas sus tarifas planas de datos, cortando de raíz con las tarifas planas ilimitadas de datos. Esta decisión viene provocada por la demostración del colapso de sus redes de datos en la ciudad de Londres, cuando unos miles de usuarios del iPhone consumían todo el ancho de banda bajando videos de Youtube. Un dato impactante es que el 0,1% de los usuarios de O2 consumen el 36% de los datos que corren por la red. Preocupante…

Vodafone, competencia de O2, ha visto como sus ingresos por datos aumentaban un 23% principalmente por los móviles inteligentes como el iPhone, a sus responsables de tecnología les inquieta algo de lo que el usuario ni se entera: la introducción masiva de móviles más sofisticados exige más y más señalización, esa fracción invisible (y no facturable) del tráfico que consiste en el trasiego de datos entre cada dispositivo y los servidores de la red para que, por ejemplo, se actualice permanentemente la información sobre el estado del tiempo. Una cosa tan trivial para el usuario se puede convertir en un gran dolor de cabeza para las grandes compañias de telefonía. Un estudio de PricewaterhouseCoopers dictamina que “en unos mercados saturados y muy competitivos, los usuarios se sienten con derecho a consumir sin límite, a la vez que son hipersensibles al precio; no lo tienen fácil los operadores para combinar crecimiento con rentabilidad”. Cada vez que se evidencia una pérdida de calidad en el servicio, matiza Frédéric Pujol, de la consultora francesa Idate, “lo primero que piensa el insatisfecho es marcharse a otro operador, y probablemente se encontrará con el mismo o parecido problema”.

¿El problema donde radica entonces, en los usuarios, en la infraestructura o en las compañías?

En un artículo en la Vanguardia el día 29 de Agosto del 2010, se informa que los operadores de telefonía de este país han notificado que no hay ningún riesgo de colapso en las redes de España, principalmente porque no se llegan a los picos de consumo del Reino Unido, negando entonces, un cambio de las tarifas planas de datos para restringirlas y controlarlas. Pues dicho y hecho, 3 días más tarde, aprovechando el XXIV Encuentro de las telecomunicaciones celebrado en Santander, el consejero delegado de Telefónica, el señor Julio Linares defendió la necesidad de llegar a un acuerdo entre las operadoras de red y “otros agentes de la red” (insinuando a empresas como Google o redes sociales como Facebook o Twitter),  para intentar cambiar el modelo económico actual que se basa Internet para hacer frente al boom de los dispositivos móviles y sus altos consumos de datos. El señor Linares indicó que hace falta decantarse por un modelo de tarifas segmentadas por tipo de servicio, poder gestionar la calidad del servicio; pudiendo otorgar prioridad al tráfico según el tipo de servicio. Esto óbviamente con la ayuda de los “otros agentes de la red”.

Podéis leer el artículo entero en: http://www.lavanguardia.es/internet-y-tecnologia/noticias/20100831/53992528063/telefonica-alerta-de-que-el-actual-modelo-de-internet-movil-no-es-sostenible-linares-telefonica-euro.html

Las conclusiones de esta conferencia pueden ser las siguientes que queremos analizar con detalle:

1)      El modelo actual es inviable a corto plazo de tiempo

2)      Se requiere un pacto entre operadores y otros agentes de la red

3)      Supresión de las tarifas de datos ilimitadas

4)      Control del tráfico de la red mediante la otorgación de prioridad en los servicios al usuario

5)      Evitar que unos pocos usuarios consuman el gran ancho de banda

Vamos a hacer un poco de crítica constructiva mediante una carta simulada al señor Julio Linares.

Querido señor Linares consejero delegado de Telefónica,

Después de leer sus comentarios en el XXIV Encuentro de las telecomuniaciones en Santander, no me queda otra que escribirle para recordarle unas cuantas cosas.

Su filial británica de telecomunicaciones, la empresa O2, ha sido el primer operador en Europa en cortar de raiz de las tarifas planas ilimitadas provocadas en gran medida por el iPhone. Usted no menciona que dicha empresa se posicionó en el mercado británico gracias a la venta del dispositivo iPhone, obteniendo grandes sumas de dinero, ¿por qué no se reinvierte en infraestructura para el usuario?

En España como usted mismo dice, esto no puede suceder, porque nuestro consumo de datos no llega a los niveles del Reino Unido. Esta frase denota la ignorancia de sus palabras, los españoles no llegamos al consumo porque tenemos los precios de tarifas más caro de la Unión Europea, porque la infraestructura en nuestro país deja bastante que desear y porque la economía no permite a los ciudadanos tirar el dinero. Esto para usted es una suerte.

Le daré la razón en varias cosas, el modelo actual es inviable, si, es cierto. Lo es porque las empresas nunca han dimensionado correctamente el consumo de datos posible, principalmente porque no tienen dinero suficiente para invertir en infraestructura al ritmo suficiente que avanza la tecnología. ¿Cuántos millones se gastaron en comprar licencias para UMTS? Mejor no recordarlo… Invertir no sirve señor Linares, es un coste insoportable para su empresa, ya que los ingresos no dan para tanto. Entonces la solución es engañar a la población, decirle que la culpa la tienen los usuarios que consumen tanto ancho de banda de datos, ¿a caso no lo haríamos todos si pudiéramos?

Este es un claro ejemplo del perro que se muerde su cola. La tecnología, las necesidades de los usuarios, y las prestaciones de los dispositivos incrementan año a año, ya no es suficiente con ver una web en el móvil, ahora se quiere interactuar, solicitando mayor consumo de datos a la red.

Y si alguien piensa que el diluvio de datos no es para mañana, que se prepare para pasado mañana. Se estima que en el 2014 habrá en todo el mundo 5.000 millones de dispositivos conectados a redes móviles (smartphones, netbooks, tablets, e-readers, webcams…), y que, en consecuencia, el tráfico mundial de datos móviles alcanzará los 49 exabytes por año (un exabyte equivale a 1.024 millones de gigabytes), o sea 39 veces el volumen del 2009.

Más datos, se estima que en 2011 el 50% del tráfico sobre redes móviles será generado por datos, y en el 2015 este porcentaje aumentará hasta un vertiginoso 85%.

Visto el problema, ¿qué soluciones podemos realizar? Una la mencionó el señor Linares, hacer que las redes sean más inteligentes, pudiendo otorgar prioridades o bien pudiendo acceder de forma más eficiente a los servidores de datos repartidos por el mundo. La segunda es más costosa, invertir en nuevas infraestructuras dimensionadas de forma correcta y coherentes con las necesidades actuales y futuras.

Artículos relacionados

Post comment

Switch to our mobile site